Cuando un congreso o evento se acerca a la vuelta de la esquina muchas empresas se preguntan si vale la pena o no contar con la ayuda de azafatas o azafatos con los que aderezar una presencia que puede ser determinante para el futuro más inmediato para esa marca.

Con el objetivo de hacerles salir de sus dudas vamos a tratar de poner en valor todo aquello que aporta la contratación de las azafatas a modo de valor añadido, eficacia y amabilidad para con todos aquellos actores implicados en un evento de este tipo.

Las funciones que realizan las azafatas

Lo primero que cabe destacar en este punto es la especialización en los determinados sectores de los que cada vez más azafatas hacen gala. La formación por parte de las agencias de azafatas es ya una constante en busca de ofrecer el mejor de los servicios a quienes buscan algo más que aquellas maniquís del pasado.

De aquí más allá de las labores de bienvenida, colocación de invitados, acompañamiento a desplazamientos a los invitados y todo lo que tenga que ver con la explotación de su buena presencia estas profesionales acaben suponiendo, en muchos casos, una manera de ahorrar costes en muchos profesionales dado su conocimiento en determinados sectores.

Si nos centramos en los ámbitos actuación vemos como en las conferencias de prensa estas, a menudo, se encargan también de la facilitar cuadernos, bolígrafos, dossieres o muestras.

Actividad que podrán compaginar con la atención a los clientes desde el punto de bienvenida y hasta su asiento o, si así se decide, el movimiento del micrófono en las charlas – coloquio o entre los ponentes de determinados eventos.

Teniendo en cuenta que se trata de personal cualificado, con experiencia o en el peor de los casos entrenado para que todo salga a pedir de boca las posibilidades de que estas contribuyan a la mejora del resultado final en un congreso o evento son muchas.

Si nos fijamos en las distintas responsabilidades que estas pueden asumir tenemos que diferenciar entre unas y otras.

Azafatas de Congresos: Son las encargadas de recoger y colocar a los invitados en sus asientos así como atenderlas en todo momento.

Azafatas de Protocolo: Aquellas cuya formación está especializada en el trato con las autoridades desde su llegada al lugar de la ponencia y hasta su finalización.

Azafatas de Sala: Profesionales encargadas de repartir bebidas, dossieres o de pasar el micrófono entre los intervinientes a una conferencia.

Azafatas Transfer: Se encargan de acompañar a los protagonistas desde los aeropuertos o estaciones y hasta sus hoteles o el palacio de congresos y viceversa.

Como es evidente, además de existir azafatas y azafatos especializados en cada uno de estos campos, también los hay capaces de realizar varias de estas labores, cuando no todas. Será en función de sus habilidades, los desplazamientos, las horas de trabajo y la complejidad a desarrollar, así como su experiencia contrastable, lo que variará el precio final de cada una de estas profesionales para cada evento o congreso.