Las personas que tienen auténtica fobia a subirse a un avión no son pocas. Este miedo a los aviones que a muchos puede hacerles gracia es toda una cruz para aquellos que la sufren condicionando, en muchos casos, su vida al completo al impedirles desplazarse a muchos lugares, ya sea por trabajo o por ocio, lastrando, de paso, a los que les rodean.

Es por eso que hoy queremos aprovechar para con este post recordar cuáles son los consejos que aportan los psicólogos a todos aquellos que sufren miedo a volar poniendo el acento sobre cinco puntos que pueden atenuar o incluso eliminar ese terror al que hacemos referencia.

Consejos antes de volar

1. Escoge un buen asiento: Aunque parezca baladí hay pequeños gestos que tienen grandes consecuencias a nivel mental. Uno de ellos, en el caso de las personas que sufren miedo a los aviones, consiste en escoger un asiento cerca de la cabina del piloto. Este pequeño gesto ayuda a sentirse más seguro al notar que está más cerca del responsable último de que todo salga bien. Para aquellos que padezcan claustrofobia es recomendable que accedan a la fila de asientos situadas en las salidas de emergencia, dada la mayor amplitud de esta zona.

2. Música y cine para tus viajes: Además de tener el teléfono hasta arriba de carga es recomendable que no olvides tu batería externa por si en tu vuelo no hay cargador de USB para el teléfono. Y es que escuchar aquellas canciones que más te gustan y te hacen sentir bien ayudan a mejorar tu nivel de positividad. Lo mismo sucede con el cine, donde lo más recomendable es evitar las películas de miedo o suspense y lanzarse a disfrutar de películas que puedan provocarte una sonrisa durante el trascurso del vuelo.

3. Mira las azafatas: Muchos de los que tienen miedo a volar en avión lo tienen porque creen que están en verdadero riesgo de perder la vida si algo sale mal. Si tuvieses más opciones que de hacerlo en otro lugar las azafatas, muy probablemente, no estarían de lo más tranquilas y sonrientes realizando su trabajo. En los aviones nadie se está jugando la vida. Simplemente nos estamos desplazando en un acto de lo más normal y cotidiano.

4. Pasa las noticias negativas: Si tienes terror a subir a los aviones evitar leer el periódico o repasar las noticias de última hora durante el vuelo o en los instantes previos. Las noticias sobre las catástrofes de todo tipo pueden acabar amargándote el viaje.

5. Como poco y bien: Está demostrado que las comidas copiosas provocan digestiones pesadas, malestar y problemas para conciliar el sueño, cuando no pesadillas. De la misma forma que evitaremos comidas grasas o en mucha cantidad también evitaremos las bebidas con cafeína o, incluso, las pastillas sedantes que pueden hacernos dormir más de la cuenta o dejarnos poco espabilados durante el resto del día una vez salgamos del avión. Siempre que se pueda, que todo lo que ingiramos sea natural y sin contraindicaciones.