El objetivo del marketing directo y que todavía no ha podido ser suplido por las nuevas técnicas de mercadotecnia más enfocadas al mundo digital es claro: Ofrecer un producto o servicio de la manera más atractiva posible a posibles clientes de una manera directa y personalizada.

Sin embargo, los caminos para conseguir ese objetivo de transformar posibles clientes en target como primer paso para fidelizarlos son muy distintos. Es por eso por lo que en este post vamos a tratar de revisar cuáles son las estrategias más comunes y que ofrecen una mayor tasa de conversión con el marketing directo como herramienta para conseguirlo.

Folleto: Hablar de folletos, de flyers, dípticos o trípticos es hacerlo del soporte estrella a la hora de planear una campaña de marketing directo. Las posibilidades que estos ofrecen, tanto a través de la entrega en mano en un lugar determinado donde sabemos que podemos encontrar futuros clientes, como su entrega en el buzón de forma personalizada lo convierte en económico, veloz y, según aseguran los distintos estudios al respecto, también en efectivo. Poder dirigirnos directamente a quien queremos y en tiempo breve son sus puntos fuertes. Eso sí, es imprescindible contar con una agencia que controle este campo para asegurarnos que estamos en buenas manos y que serán profesionales los que dediquen su esfuerzo a que ambos consigamos el éxito planeado en un plan estratégico previo.

Mailing: También conocido como email marketing, es una herramienta cada vez más utilizada para la promoción de un producto o servicio de nuevo cuño que se envía, de la misma manera, al buzón de clientes fidelizados y, en alguna ocasión, también de futuros clientes que se han interesado en lo que ofrecemos. En plena era de internet, teniendo en cuesta su bajísimo coste, además de poder incorporar un mensaje con hipertexto, vídeo y audio con le que llamar la atención de nuestro target se antoja como otro imprescindible a la hora de elaborar una estrategia de marketing. Contar con una empresa que posea programas que ofrecen estadísticas sobre la marcha que nos permitan rectificar, potenciar o rectificar son otros de los beneficios que ofrece este sistema.

Telemarketing: También denominado marketing telefónico es otra de las técnicas clásicas del direct marketing. Su objetivo no es otro que el de hacer llegar un mensaje sobre un producto o servicio directamente al domicilio o teléfono móvil de nuestros potenciales clientes a través de una llamada telefónica. Si bien no goza de buena prensa por culpa del abuso que muchas compañías telefónicas y de seguros suelen realizar, también lo es que, a diferencia del folleto, permite una comunicación de contacto y bidireccional con el posible interesado. Además de para vender también puede servir para hacer encuestas de satisfacción o para actualizar nuestra base de datos, cuando no para todo a la vez.

Como ven, las técnicas para llegar con nuestro mensaje sin intermediarios a clientes potenciales es tan interesante como poco costosa. Si a este le sumamos las altas tasas de conversión la pregunta deberá ser por qué no hacer uso de esta estrategia e incorporarla a nuestro plan de marketing.