El mundo de la aviación no ha dejado de crecer de la mano de la democratización del precio de los billetes y su consecuente aumento de pasajeros. Algo que ha llevado a muchos jóvenes a buscar abrirse paso en los distintos sectores relacionados con el mundo de la aviación comercial.

Si hay tres perfiles laborales que acumulan la mayor parte del interés esos son los de controlador aéreo, piloto y tripulación de cabina. Vamos a ver qué hay que hacer para conseguir convertirse en uno de ellos.

Controlador aéreo

Los responsables de dirigir y ordenar el tráfico entre naves, tanto en los aeropuertos como en el espacio aéreo. Para poder ser controlador aéreo hay que estar en posesión de la licencia que te acredita como tal, lo que exige a los candidatos superar dos tipos de formaciones tal y como recoge la normativa europea al respecto.

Formación inicial: Para poder iniciar estos estudios se ha de poseer pasaporte europeo, ser mayor de edad, contar con el título de bachiller o equivalente y demostrar un nivel de manejo del inglés equivalente al nivel C1. Para poder comenzar esta primera fase se debe acudir a alguno de los centros certificados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Para poder acceder a esta fase inicial se deberá superar un proceso de selección que consta de pruebas de actitud, idiomas y finalmente una entrevista. Una vez superado se inicia el curso que debe llevar a los alumnos a la posesión de licencia de alumno controlador.

Formación secundaria: Una vez se convierte en alumno controlador ya se puede acceder a los distintos procesos de selección que convocan los servicios de navegación aérea y que formarán a sus futuros profesionales. Una vez superado se le otorgará la licencia de controlador de tráfico aéreo, siempre que este posea en ese momento más de 21 años.
Además de lo expuesto anteriormente, los futuros controladores aéreos deberán demostrar en una última prueba su capacidad para desempeñar el trabajo a través de distintas pruebas de agilidad mental, orientación espacial, resistencia a la fatiga o autocontrol en situaciones límite. Por último, deberán superar unas pruebas físicos y un reconocimiento médico aeronáutico de clase 3.

Piloto de avión

Existen tres tipos de pilotos, por lo que dependiendo de qué tipo de piloto se quiera ser variarán los requisitos que les llevarán a ingresar en los distintos programas para pilotos que se imparten en los centros homologados por AESA.

-Piloto privado: Para acceder a estos cursos se deben tener 17 años y demostrar un nivel de inglés C1 o equivalente.

-Piloto comercial: La edad mínima para acceder a este curso es de 18 años. También se les exige el título de bachillerato, técnico superior de FP o equivalente, un certificado médico de clase 1 y un nivel C1 de inglés.

-Piloto de transporte de línea aérea: Para iniciar la formación se les pide a los candidatos tener 21 años, haber cursado y superado el bachillerato y, de nuevo, un nivel C1 de inglés.

Esta última permite obtener el título de piloto de pasajeros para trabajar en las compañías aéreas. Este se puede cursas como carrera dos años o a través de una formación modular en la que el aspirante deberá demostrar que va superando las distintas fases requeridas antes de convertirse en piloto comercial.

Tripulante de cabina de pasajeros (TCP)

Para convertirse en un profesional tripulante de cabina de pasajeros se debe estar en posesión del certificado en formación aeronáutica de auxiliar de vuelo (TCP) emitido por la Dirección General de Aviación Civil. Para conseguirlo se deberá superar un curso impartido en alguna de las escuelas homologadas por AESA.

Los requisitos de la mayoría de líneas aéreas son: Ser mayor de edad, poseer estudios de bachiller o equivalentes, demostrar un nivel medio de inglés, poseer un certificado médico de Clase 2 y, en cuanto a las características físicas una estatura mínima de 1,60 metros para mujeres y de 1,70 metros hombres.