La programación de eventos, ferias y convenciones es un fenómeno al alza. En un mundo cada vez más globalizado, donde las marcas compiten en un mercado internacional y con cada vez más clientes y target potencial de distintos países de todo el globo, los ‘meetings’ por nichos de mercado se están convirtiendo en un ‘must’ para posicionarse a distintos niveles.

Así pues, mientras por un lado profesionales del sector, clientes preferentes y medios de comunicación aprovechan para vender sus novedades y buscar ampliar su círculo de influencia, muchos de estos también acuden a estas reuniones para hacer el cada vez más necesario networking en busca del crecimiento exponencial de su proyecto.

En números, según el último estudio de Grupo eventoplus, el crecimiento de los eventos proyectado para este año se estima en un 5,6 por ciento, incremento que se sumaría al que ya se ha venido produciendo en los últimos cursos y que hablan a las claras de la importancia de este tipo de actuaciones para todo tipo de empresas en la actual coyuntura propiciada por la nueva era digital.

Un crecimiento que quedada también patente al cerrarse el pasado ejercicio fiscal con un aumento entorno al 4,4 por ciento en los presupuestos corporativos destinados a los eventos, tal y como señalaban a las mismas fuentes responsables de congresos y marketing especializados en eventos.

Estas mismas fuentes hablan de un aumento considerable de eventos de todo tipo que, la mitad de las empresas encuestadas consideraban consecuencia de la coyuntura expresada anteriormente y que el 8 por ciento atribuía al aumento de las partidas de las empresas para este tipo de acciones. Uno de cada tres encuestados creía que se debía a estos dos factores.

El informe de marras ponía también el acento en que, en la mayoría de los casos, la decisión presupuestaria se toma desde el propio departamento de marketing o de eventos, dejando otros asuntos, tales como la optimización de estos recursos, en los departamentos de cuentas, que habrían empezado a ceder parte de sus responsabilidades presupuestarias a los profesionales del marketing.

Casi dos tercios de los encuestados aludía al aumento en la porgramación de eventos de nuevo cuño como son los hackatons, campfire, gamification, etc, que se salen de las ferias tradicionales, además de señalar que, a pesar de que los grandes eventos se siguen celebrando en las gigantescas ferias y enormes auditorios de las grandes capitales, cada vez son más los pequeños espacios en los que se organizan actividades como co-working en los que lo importante es la conversación entre participantes.

Además de estas reuniones más pequeñas y en localidades de menor tamaño que las que vienen teniendo lugar desde tiempos inmemoriales la aparición de ‘meetings’ en los que se producen reclamos para actividades como el crowdsourcing o el branded content ponen de manifiesto que las nuevas tendencias de marketing están calando progresivamente. Los eventos, además de crecer, están mutando. Esta tendencia al alza se proyecta también para los próximos años. Es la era de los eventos… de todo tipo tamaño y objetivo.