Para los menos ducho en la materia, el marketing directo es una técnica de mercadotenia en la que un producto o servicio se presenta a los posibles clientes de forma directa y personalizada. En el cada vez más cambiante entorno del marketing, con los hábitos de los cada vez más globalizados clientes cambiando a marchas forzadas, se trata de uno de los métodos con mejores tasas de conversión.

A pesar de tratarse de estrategias en la que la mayoría de agencias llevan trabajando desde tiempo inmemorables, el éxito de cada acción, que deberá llevar un trabajo previo de selección de selección de target y segmentación, dependerá de lo bien que se haga en el trabajo constante con el cliente, teniendo como consecuencia un aumento en el engagement, la fidelidad del cliente y, cómo no, de las ventas.

Estas son las principales herramientas de para llevar a cabo la citada comunicación directa, rápida, mesurable, interactiva y personalizada con nuestros clientes:

Folleto: Sin duda el soporte por excelencia por el que se opta en más campañas de marketing directo. El hecho de que nos permita colocar a través del buzoneo nuestro mensaje en las manos d un potencial cliente, teniendo en ese momento la oportunidad de mediante un mensaje claro y directo captar su atención, además de hacerlo de manera económica y veloz, suele dar buenos resultados cuando la estrategia ha sido cuidadosamente realizada. Elegir a quién se la vamos a enviar, cuándo, en qué formato o con qué mensaje es capital. Es por eso que es necesario contar con una agencia profesional que tenga experiencia en este asunto.

Email Marketing: Herramienta utilizada por las agencias publicitarias por la que se envía un mensaje determinado como una promoción, presentación de un nuevo producto o apertura al correo electrónico del posible cliente. En plena era digital es una de las más interesantes, teniendo en cuenta el bajo coste que supone llevar a cabo cada acción, permitiéndonos, además, ofrecer un mensaje audiovisual con el que llamar la atención de nuestro target. El otro gran punto a su favor es la cantidad de estadísticas para analizar la campaña o rectificar sobre la marcha que se derivan del email marketing.

Telemarketing: También conocido como marketing telefónico es una técnica de publicidad en la que se sirve del teléfono para hacer llegar un mensaje directamente a nuestros potenciales clientes. El objeto de la llamada puede, además de estar destinado la venta de un producto o servicio, a hacer branding o a modo de conocimiento de los niveles de satisfacción o para actualizar las bases de datos.

En definitiva tres caminos distintos que destacan por erigirse como económicos, dirigidos a un público concreto, que ofrece distintas y fáciles mediciones y que, según siguen demostrando las encuestas de satisfacción a las marcas, se erigen como tremendamente efectivas. Y es que, ninguna de estas tres estrategias es incompatible con otras acciones del cada vez más recurrido marketing digital. El éxito, saber cuándo, cómo, dónde y por qué utilizar cada una.