Una cosa es la transparencia, y otra cosa es que se deba saber todo sobre cualquier situación en cualquier momento. A esta necesidad de ‘camuflar’ información en público que sucede en todos los gremios, se une el propio argot que emplean los trabajadores de un mismo sector. Algo a lo que no es ajeno el que tiene que ver con las líneas aéreas comerciales.

Y es que, a buen seguro que muchos de nosotros hemos escuchado una serie de expresiones, en muchos casos con palabras en inglés, que no sabemos exactamente qué quieren decir y que ya hemos asumido como habituales cada vez que subimos a un avión y escuchamos de fondo el runrún de las conversaciones entre pilotos y tripulación de cabina, que a menudo se traslada a la megafonía general del avión.

Una de ellas, que siempre se repite antes del despegue de cada vuelo, es la siguiente: “Tripulación de cabina, armad rampas y crosscheck”. Esta es la frase con la que el piloto indica, por un lado, que las puertas han sido cerradas automáticamente y por otro que es el momento de “Armar rampas”, es decir, preparar los toboganes hinchables de emergencia por si algo pasara y del «Crosscheck», que en español significaría comprobación cruzada y que no es otra cosa que el ‘chequeo’ por parte de un tripulante de que sus compañeros hayan realizado el armado de la rampa, a modo de supervisión.

Relacionada con este proceso de armada de rampas se agrega en muchas ocasiones la coletilla «Llamada a todos», a través de una frase que podría quedar así: “Tripulación de cabina, armad rampas y llamada a todos/all-call”. Esta es una petición a la estación con el fin de verificar que el proceso de comprobación está hecho.

Quizás el que menos deseamos escuchar de todos los códigos internos que existen es el que hace referencia a un número: «7500». Este es el que se utiliza entre los pilotos informar de que el avión ha sido secuestrado o que existe una clara amenaza de que el vuelo sea tomado.

Otra de las muchas frases que utilizan los pilotos en su argot laboral es «Patrón de espera» que sirve para informar de que el avión va a realizar un giro de 360º, o bien para evitar la cercanía de otras naves o para esperar las indicaciones desde la torre de control de un aeropuerto cuando existen más tráfico del esperado o problemas de tipo climatológico.

Tampoco es indicativo de que todo va bien escuchar desde la cabina o la tripulación la frase «Código Adam». Y es que este significa que un niño ha desaparecido. Se puede dar dentro del avión si un menor desaparece antes del proceso de armado de rampas y crosscheck, y también en el aeropuerto, donde es habitual que muchos pequeños se pierdan entre la multitud.

El último de esta ronda que vamos a revelar aquí es el que se refiere al «papeleo de última hora» y que podría emplearse de la siguiente manera: “Estamos terminando el papeleo de última hora y deberíamos despegar en breve”. Aunque es fácil de averiguar que significa que hay burocracia que solucionar antes de que se despegue y que se viene retraso suele referirse a un repaso del plan de vuelo y a anotaciones de última hora en el libro de registros.