Muchos pensaban que con la aparición de las nuevas tecnologías y, en consecuencia, de las nuevas técnicas de mercadotecnia agrupadas bajo el paraguas terminológico de marketing online el marketing directo caería en el más absoluto de los ostracismos.

Nada más lejos de la realidad, con el paso del tiempo se ha revelado que el direct marketing se ha asentado como un conjunto de técnicas insustituibles capaz de conseguir, a través de sus especificidades imputs únicos que ni internet ni las nuevas rutinas productivas han conseguido reemplazar.

Vamos pues a ver, aunque algunos aspectos puedan coincidir con otros tipos de marketing, cuáles son las ventajas del marketing directo respecto al resto de posibilidades que son, por otro lado, completamente complementarias con el resto:

Personalizada: A diferencia de lo que ocurre en la red salvo que se decida invertir en Big Data, en el marketing directo podemos buscar familias si se trata de una localidad pequeña con un determinado perfil o barrios y sectores de la ciudad a los que realizar envíos y no a otros, o en los que presentar campañas de street marketing. Nada de esto te lo permite realizar el marketing online, cuyos beneficios están en otras sendas.

Fidelizar: Como consecuencia de la primera parte el marketing directo permite fidelizar mucho más a nuestros clientes a través de una comunicación ‘ad hoc’ a cada uno de nuestros clientes en cada envío o promoción que realicemos dándole únicamente aquello que le interesa. La consecuencia será aumentar el porcentaje de conversiones respecto a los masivos mailings o campañas al aire en las redes sociales.

Analizable: Todos los tipos de marketing se pueden medir en eficacia, pero este quizás aún más a través de lo que se denomina rentabilidad de acción o ROI. La entrega de folletos con descuentos físicos o códigos promocionales, la venta en el lugar de la promoción, feria o evento y la cercanía de los clientes tras un buzoneo local al que le sigan encuestas en el punto de venta sobre qué les ha llevado hasta allí son datos cien por cien fiables.

Interacción: La misma palabra ‘marketing directo’ ya nos pone en el camino. El mensaje sobre aquel producto o servicio que queremos vender llega de manera inmediata al público potencial al que nos queremos dirigir siendo la respuesta mucho más inmediata que en otros tipos de mercadotecnia.

Canales de distribución: La aparición de internet y de los portales de comercio electrónico están cambiando los hábitos de consumo de los cada vez más exigentes consumidores que, en muchos casos, se han acostumbrado ya a que sea el vendedor quien le lleve el producto a casa. Algo que es fácilmente convertible a través del direct marketing, donde además de enviarles información podemos también llevar nuestro producto o servicio a la puerta de cada casa del cliente después de ojear los flyers informativos o de informarse de nosotros vía medios de comunicación tradicionales que promuevan las ventas.

Como ven, las posibilidades del maketing directo son muchas y perfectamente compatibles con el marketing online y otros tipos de mercadotecnia.