Si hay algo que preocupe a todo empresario eso es cómo conseguir aumentar la cartera de clientes que garantice la estabilidad y mejor de los resultados de toda apuesta empresarial.

Una actividad en la que está especializada el marketing, habiendo muy distintos tipos para conseguir incrementar la nómina de clientes potenciales. En esta entrada vamos a tratar de poner el acento en las acciones que más pueden interesar a nuestros futuros clientes a través del refuerzo en sus intereses.

Para ello es necesario ponernos en el lugar de ellos y pensar qué es lo que estos necesitan, cómo lo buscan y qué le piden a la empresa que compite por captar su atención para satisfacer al completo sus necesidades y, a la larga, fidelizarlo.

Si echamos un ojo a los rankings de intereses de los clientes más recientes veremos cómo, quizás empujados por la coyuntura económica, son los descuentos los que se encuentran en el punto más alto de esta clasificación. Uno de cada cuatro hombres y una de cada cinco mujeres acaba decantándose a la hora de contratar un producto o servicio por el descuento que uno de los vendedores le aplica sobre la competencia.

La razón es lógica, si este le ofrece un producto determinado a un precio inferior que la competencia, no habrá duda para los posibles compradores sobre quién debe ser el escogido para efectuar la compra. Lo complicado aquí para el empresario será jugar con los márgenes para no terminar perdiendo en el peligroso juego del descenso de precios y los cada vez más bajos márgenes con los que se trabaja.

El segundo punto de estas clasificaciones es el que indica que las promociones tienen una consecuencia directa sobre el número de ventas durante el tiempo que estas están vigentes. Los usuarios saben que una promoción no dura toda la vida y que, comprando aquello que necesita durante ese tiempo determinado en el tiempo, más allá de que lo necesite o no ahora, repercutirá de manera positiva en su economía. Además, muchas de estas promociones son percibidas por muchos clientes como gangas cuando estas son tan llamativas como los 2×1 u ofrecen descuentos notorios.

El tercero es el que hace referencia a los premios para afiliados. Premiar la fidelidad de los clientes a través de presentes, más allá de si estos son descuentos o servicios o productos, y si estos son más o menos fuertes o de temporada -lo que nos permitirá deshacernos del stock de otras temporadas que había quedado varado en el almacén- lo cierto es que premiar a los clientes en cartera es una buena forma de incitar a la vuelta al a compra de estos pasado un tiempo. Premiar a los nuevos durante campañas de captación también suele tener consecuencias positivas para el departamento de ventas.

Como ven son varias las opciones que están demostradas sirven tanto para crear nuevos clientes como para fidelizar. La creciente competencia a nivel mundial que ha venido de la mano de la aparición de internet exige estrujarse un poco más la cabeza en busca de una parte del pastel. Estas pueden ser una salida.