En busca de los mejores resultados los profesionales de la mercadotecnia muchas veces nos hallamos en una encrucijada de caminos en el que nos sabemos muy bien cuál tomar, dadas las características mixtas de muchas de las nuevas empresas que nacen en plena era de la información y la comunicación.

Como en casi todo, no hay un camino bueno o malo, ni a menudo uno mejor que el otro, es por eso que desde hace un tiempo cada vez más profesionales del marketing están trabajando el marketing mix, que no es otra cosa que el desarrollo de una estrategia en la que se analizan cuatros variables básicas de su actividad: producto, precio, distribución y promoción tomando herramientas propias del marketing tradicional y del online marketing.

Dicho en otras palabras, el marketing mix tiene como objetivo que una acción publicitaria o de comunicación, permita al a empresa llegar a cuantos más nichos mejor, sea esta online u offline y proceda de un sector o de otro.

En esta mezcla de métodos de comunicación y publicidad más clásicos, entre los que podemos encontrar las distintas acciones de street marketing o live marketing con azafatas en ferias, eventos, o en la misma calle, introduciríamos métodos más propios del marketing digital, con el fin expandir al máximo todas y cada una de nuestras acciones para con una marca determinada.

Así pues, mientras ponemos el foco en cómo queremos que sea nuestra próxima comunicación, cómo hablar de las características de producto o de cómo debe ser la distribución de toda esta información pensaremos en paralelo en cómo vamos a llevar la comunicación online a través de la red de redes para que cada acción de marketing tenga un doble impacto.

El objetivo no es otro que mezclar y aunar lo mejor del marketing directo y del marketing digital para, por un lado poder informar de manera directa, in situ… y por otro dejar constancia de nuestro trabajo a través de material audiovisual que lo perpetúe en la red y, por lo tanto, en la memoria del target al que va dirigida cada acción.

Un ejemplo de marketing mix, es aquel que tiene lugar en la presencia de una marca determinada en un evento, en un lugar público y concurrido en el que de antemano se ha estudiado se puede encontrar a mucho cliente potencial de la marca en cuestión, y citar a la gente que nos sigue o que está presente en foros o grupos del sector al que nos dedicamos un día y una hora prometiendo algún tipo de regalo o de actuación que asociaremos a nuestra imagen de marca.

Siendo aún más explícitos, podemos ver cómo una marca de zumos utiliza sus perfiles en las redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter, además de publicitarlo en otros perfiles de influencers o mediante publicidad contextual en las RRSS, prometiéndoles lo que se conoce como una acción de sampling con azafatas en las que se les dará de probar nuestro nuevo zumo en pleno verano en una localidad calurosa.

Para convertir esta acción de sampling (marketing directo) en mix, pediremos a todos los que degusten nuestro nuevo zumo que se hagan un foto degustándolo y la suban a las redes sociales etiquetándonos, además de pedirles permiso para subir esa misma foto a nuestr perfil y golpear dos veces con una misma acción, online y offline. Un 2×1 que cada vez está dando mejores resultados.