Una de las primeras conclusiones que se han podido sacar -más allá de las técnicas y relacionadas con el mundo de la tecnología y la telefonía móvil- tras el Mobile World Congress (MWC) que acabó en Barcelona el pasado 1 de marzo, relacionada con nuestro sector, es por dónde van las tendencias en relación a la contratación de azafatas para grandes eventos internacionales.

La primera, la que dice que cada vez se requieren más azafatos. A pesar de que estos todavía siguen siendo mucho menos reclamados, y también muchos menos en el mundillo, la concienciación de lo ‘políticamente correcto’ que tanta fuerza empieza a ganar entre muchos de los directores de comunicación que trabajan duro en la idea de ‘branding’ y de los valores asociados a la marca ha provocado un aumento porcentual en la demanda de estos.

El segundo que, a todos, se les empieza a pedir ya -recordamos que hablamos de grandes eventos internacionales y con tantos o más extranjeros que nacionales en los stands- un nivel de inglés muy alto, o excelente. Si bien en alguno casos se exige título, lo que más se está pidiendo ahora mismo es que estos tengan un nivel de conversación fluido, sabiendo manejarse con los distintos acentos no sólo angloparlantes, sino de todos los rincones del planeta.

Además del inglés, cada vez más se están buscando azafat@s que sean capaces de aportar otros idiomas a su currículum, siendo el ruso y los asiáticos en general, con especial presencia del chino, los que más se están solicitando en las agencias de publicidad.

Estos, nos dice la experiencia, acaban ganando fuerza en la competición por hacerse con un puesto más allá de si tienen experiencia o no en ferias o congresos, ya que su valor añadido como ‘vendedores’ de imagen cosmopolitas se antepone a todo ‘background’.

Ya centrándonos en lo que hace referencia exclusivamente a las azafatas femeninas, la «buena presencia» se antoja imprescindible, cuando no una «excelente imagen», echándose a menudo mano de perfiles caucásicos, pero también más raciales como los típicos españoles de morena de piel y cabello. La mayoría de los reclamados deben medir más de 1,70 metros, descartándose así a un gran parte de las candidatas.

En cuanto a los hombres, si bien los perfiles de imagen y los cánones son parecidos, los postulantes de distintas razas que cumplan las características citadas también ganan peso en este tipo de eventos internacionales. En su caso, la medida mínima se eleva hasta los 1,80 metros.

El perfil más buscado por las agencias de azafatas

Tanto para l@s azafat@s como para otros trabajadores temporales que acuden como empleados a estos eventos, también se está extendiendo que para cada día, jornada, presentación o cambio de aires que se produce en estas ferias varíen los seleccionados, provocando un ‘baile de azafat@s’ mucho más constante que anteriormente, cuando los contratados se quedaban durante todos los días que durara la feria o el congreso de turno.

Como ven, igual que sucede en otros sectores, aquí también van cambiando las tendencias. Adaptarse o morir, esa es la cuestión para las agencias de azafatas.